!Atención! Si quieres colaborar con algún articulo, contacta con nosotros enviando un email a social.media@nrdigital.es

  • Un buen director no nace, se forma

    Publicado por: Silvia Gómez Atienza , 05/30/2013 Leido ( 502 ) veces.

    Mi dedicación desde hace años a la formación en Tecnologías de la Información me ha permitido ver la importancia del desarrollo profesional y la adquisición de capacidades y competencias, no sólo a través de la experiencia, sino también a través de la formación continua.


  • Mi dedicación desde hace años a la formación en Tecnologías de la Información me ha permitido ver la importancia del desarrollo profesional y la adquisición de capacidades y competencias, no sólo a través de la experiencia, sino también a través de la formación continua.

    Pensamos que una vez terminados nuestros estudios, éstos nos permitirán desarrollarnos profesionalmente y optar a un puesto de trabajo. Pero hoy en día, y en un entorno de crisis como el actual, la necesidad de seguir formándonos día a día para estar entre los mejores y ser más competitivos adquiere una gran relevancia, en especial para aquellos profesionales que desarrollamos nuestra labor en el mundo de las tecnologías que cambia tanto y tan rápidamente.

    Desde mi labor profesional en IBM durante todos estos años y desde diferentes puestos de responsabilidad, casi siempre en el área de formación para clientes, he podido constatar la carencia existente en el mundo universitario en cuanto al conocimiento de las tecnologías implantadas y la necesidad de formación al margen de las titulaciones oficiales. Y tampoco se quedan atrás, en lo que respecta a estas carencias, las empresas que recortan cada día más los presupuestos para la formación de sus empleados.

    Después de formar en entornos de programación a recién licenciados en el momento en que las grandes empresas tuvieron que acometer el cambio de las aplicaciones informáticas para adaptarlas a la nueva moneda europea y al año 2000, algunos fuimos muy conscientes de la falta de conocimientos de nuestros jóvenes en el mundo real de las tecnologías de la información al terminar su formación universitaria, incluso en aquellas titulaciones relacionadas con el mundo de la informática y las telecomunicaciones.

    "Las nuevas realidades requieren un liderazgo capaz de modelar e influir, no sólo basado en dar órdenes, sino con capacidad de escuchar y trabajar en equipo"


    Pero, ¿qué ocurre con el conocimiento de los ejecutivos de las empresas españolas en áreas de liderazgo y dirección? ¿Están formados en este sentido los directivos o futuros directivos de alto nivel en áreas de tecnología y negocio?

    Parece lógico pensar que también es importante la adquisición de competencias de dirección para aquellas personas que tienen la responsabilidad de dirigir empresas, ya que en ellos buscamos la llave que abra la puerta para el éxito de las pequeñas y grandes compañías.

    Ellos también han de mantener, renovar y ampliar no sólo su formación tecnológica de acuerdo con las últimas tendencias y retos del mercado, sino que tendrán que ser capaces de desarrollar las competencias necesarias para abordar las responsabilidades de negocio y directivas.

    Muchos profesionales se preguntan acerca de la capacidad de liderazgo de sus directivos más inmediatos. El modelo de dirección es crucial. Hasta hace unos años, un estilo de liderazgo con mando y control podría ser suficiente, pero las nuevas realidades requieren un liderazgo capaz de modelar e influir, no sólo basado en dar órdenes, sino con capacidad de escuchar y trabajar en equipo sin estructuras rígidas, con capacidad de adaptación a los cambios. Esto hace evidente que los directivos también han de formase en el modelo de dirección que les lleve a obtener una mayor eficiencia de sus empleados.

    Nos preguntaremos entonces: ¿qué conocimientos ha de adquirir un buen directivo?

    Desde mi experiencia en IBM, y analizando lo que mejor hacen los directivos de una compañía líder en el sector de las tecnologías, son tres los puntos estratégicos desde el punto de vista del conocimiento, para que el liderazgo empiece a ser efectivo y productivo para la empresa:

    • Conocimiento del negocio:

      El conocimiento desde la base no sólo de lo que se hace, sino del mercado que le rodea, de sus puntos fuertes y débiles, es imprescindible para comprender el alcance e impacto de las decisiones. Es quien está siempre atento a las exigencias de su negocio.

    • Conocimiento del equipo de trabajo:

      El buen director no tiene que saber de todo, sino saber rodearse de buenos profesionales que aporten soluciones y en los que pueda delegar, es decir, que su equipo esté compuesto por personas que aporten la combinación adecuada de conocimientos y habilidades para llevar a cabo la tarea. No se trata únicamente de ser un buen director, sino de conseguir un equipo de trabajo efectivo. De aquí la importancia de que el responsable del equipo posea los conocimientos y habilidades relacionados con la dinámica de grupo.

    • Conocimiento del cliente:

      Si no conocemos a nuestro cliente, ¿cómo vamos a poder entender sus necesidades y aportar la solución que le permita crecer en su mercado? La razón de ser de cualquier empresa, sea grande o pequeña, es vender a sus clientes sus productos o servicios. Si no hay clientes, no hay venta, y si no entendemos a nuestro cliente, no seremos capaces de cubrir sus expectativas, ofreciéndoles en cada momento aquello que les permita obtener un mayor rendimiento en su negocio.

      "El buen director no tiene que saber de todo, sino saber rodearse de buenos profesionales"


    Soy una gran creyente de la filosofía Win-Win (Todos ganan). Conseguir un firme compromiso con el beneficio común a favor de la plena satisfacción del cliente.

    La alta productividad, la excelencia en la gestión y el incremento en los resultados dependen de un factor que todas las empresas poseen y que, sin embargo, es difícil de manejar y, sobre todo, de comprender: las personas. El saber liderar y dirigir equipos es el factor fundamental para una buena producción y desarrollo de servicios.

    Formarse como líder es la clave fundamental para poder ser un directivo del futuro. Y recuerda: Si crees que la formación es cara, prueba con la ignorancia... (Derek Bok.)

    Silvia Gómez Atienza
    Consultora de Formación, Máster y Programas
    de Desarrollo Profesional

    www.ibm.com/training/es/masters
    www.facebook.com/MasterIBM








Deja tu dirección email y te notificamos las novedades.

Suscripción


Publicidad

NotesRing Services,S.L.
Revista
Patrocinadores